Doctor Foster: Análisis de la temporada 2

Doctor Foster: Análisis de la temporada 2

octubre 17, 2017 0 Por Iara Reinoso

5 capítulos bastaron para dejarnos a todos nuevamente con el corazón en la boca.

 

Gemma Foster (Suranne Jones), recordemos, es la protagonista de este thriller psicológico emitido originalmente por BBC One y distribuido a nivel mundial por Netflix, que nos muestra cómo su pacífica vida de madre y doctora en un pequeño centro de salud se ve alterada cuando comienza a sospechar que su maravilloso marido Simon (Bertie Carvel) le es infiel

Un cabello rubio en una de las bufandas de su cónyuge es la primer pista de lo que será una frenética y obsesiva búsqueda por la verdad que continúa en esta temporada 2.

 

TAL VEZ TE INTERESE> DOCTOR FOSTER TEMPORADA 3: EL CREADOR DE LA SERIE DICE QUE «HAY POTENCIAL» PARA UNA TEMPORADA 3

 

Atención Spoilers!

Con un el final de la primer temporada bastante redondo muchos especulaban con que ya no habría necesidad de hacer una segunda entrega, pero los 10 millones de televidentes  que tuvo esta miniserie pesaron para que la historia se estire y volvamos a ver a Gemma, ahora ya sin Simon, luchando por reponerse ante las antiguas revelaciones.

La temporada 2 de Doctor Foster, que se coronó como Mejor Nuevo Drama en los TV Choice Awards del 2016, nos sitúa 2 años después de la separación del matrimonio e inicia con una serie de invitaciones rojas que comienzan a entregarse a los vecinos de la ciudad de Parminster. Es que luego de su exilio en Londres Simon decide volver a la ciudad con su ahora esposa Kate (Jodie Comer) y su pequeña hija Amelie.

Gemma, que se entera de su retorno gracias a una invitación que le ha llegado a su hijo Tom (Tom Taylor), entra entonces en crisis al ver que no sólo ha vuelto sino que lo ha hecho de la mejor manera posible: con mucho dinero y plena aceptación de casi todos sus vecinos. De esta manera la vemos volver a sus viejos hábitos obsesionándose con la vida de su ex, visitándolo en su nueva casa e incluso colándose y haciendo un escándalo, con cita inclusive, en su fiesta de bienvenida.

 

TAL VEZ TE INTERESE> OCTUBRE 2018: TODOS LOS ESTRENOS QUE TRAE EL CAMBIO DE MES

 

Tom, el hijo ahora adolescente de la pareja, es usado como peón en el juego enfermizo de sus padres que con tal de dañarse mutuamente utilizan cualquier tipo de artilugio que se encuentre cerca, trátese incluso de su hijo. 

Peleas, flores con palabras amenazantes, llamados a cualquier hora e incluso sexo de revancha son algunas de las estrategias utilizadas a través de los 5 capítulos por Gemma y Simon para hundirse el uno al otro.


La doctora con sus actitudes obsesivas es quien nos ha vuelto locos en esta entrega ya que hemos visto un costado ciertamente egoísta en cada una de sus acciones. 
No sólo no le ha importando como su comportamiento impactaba en Tom, sino que ha usado a su nuevo interés romántico, James, básicamente como trapo de piso e incluso a sus amigos y vecinos Anna (Victoria Hamilton) y Neil Baker (Adam James), quienes gracias a sus acciones se han separado para siempre.

Si bien ha sido una entrega aceptable, esta segunda temporada no tuvo el mismo nivel que la primera e incluso el capítulo final ha parecido de a ratos algo rebuscado y carente de sentido. 
Ciertamente lo único que esta clausura nos ha confirmado es que a Gemma y Simon lo único que realmente les importa son ellos mismos y su enfermiza relación.

 

Por más que la actuación de Jones haya vuelto a ser magistral, lo único que nos ha quedado claro es que a veces es preferible retirarse con una sola entrega, algunos premios bajo el brazo y la frente en alto.

 

TAL VEZ TE INTERESE> NETFLIX: 3 SERIES BRITÁNICAS RECOMENDADAS

TAL VEZ TE INTERESE> BONUSFAMILJEN: ¿LA SERIE SUECA TENDRÁ UN TEMPORADA 3?